La natación como método de fisioterapia para bebes

Publicado en por Beatriz Lores

La matronatación o ejercicios de natación específica para bebés acompañados por sus madres/padres, es una terapia que se ha extendido mucho en los últimos años por los estupendos resultados obtenidos en el desarrollo de los reflejos y la psicomotricidad en los primeros meses de vida.

Bebés de aguas tomar

Los bebés son demasiado pequeños para que podamos hablar de aprender a nadar, la natación para bebés debemos entenderla como una actividad que les hará disfrutar y adquirir ciertas destrezas en el agua y, todo esto ayudados por sus padres de ahí el nombre de matronatación.

El fin primordial de tener al bebé en la piscina, es afianzar el vínculo materno/paterno-filial, reforzando los lazos afectivos y de seguridad, tan necesarios en los primeros meses de vida.

Otros beneficios que aporta la matronatación son:

1) Coordinación motora, el medio acuático permite al bebé moverse mejor antes de caminar y, calcular distancias de desplazamiento;

2) Fortalece la respiración y el corazón porque aumenta el oxígeno en sangre;

3) Incrementa el nivel intelectual por el aspecto lúdico de la actividad y con ello facilita el aprendizaje;

4) Favorece la socialización al ser una actividad de grupo;

5) Aprendizaje de estrategias de supervivencia, tranquilizando a los padres ante un posible accidente;

6) Como ejercicio, los cursos para bebés facilitan la relajación y, son una actividad muy placentera.

Cómo pez-bebé en el agua

Los fisioterapeutas para bebés recomiendan empezar a prepararlos para su primera visita a la piscina desde el nacimiento y, no antes de los cuatro meses cumplidos.

Se trata de que las primeras experiencias de los bebés en la bañera sean relajantes, incluso metiéndolo en la bañera con la madre/padre para darle confianza y seguridad.

En su primera visita a la piscina, el bebé deberá adaptarse poco a poco al nuevo entorno.

Es importante que no reciba frío, la temperatura del agua para la piscina debe ser de 32º C y, la duración de la actividad no más de 20 minutos.

El horario elegido no debe interrumpir la rutina habitual del bebé de comidas y sueño.

Los cursos para bebés no van dirigidos únicamente a conseguir el reflejo de supervivencia, sino que deben considerar también aspectos como la formación física, psicológica y afectiva.

La fisioterapia y la natación terapéutica además de aconsejados en niños sanos; también ofrecen tratamientos especiales de rehabilitación en el agua para personas con discapacidades.

Los cursos y masajes para embarazadas por fisioterapeutas especializados están siendo cada vez más populares.

Como conclusión, podemos decir que la natación es un excelente método de fisioterapia para bebés, la estimulación temprana ayuda a elevar el coeficiente intelectual de los niños, además de los demostrados beneficios físicos y afectivos.

Piscinazo

Etiquetado en Salud

Comentar este post